Borrachera y abusos sexuales

Por en
49

El Tribunal Supremo admite la modalidad de abuso sexuales sobre personas que se hallen privadas de sentido cuando ese estado de inconsciencia es provocada por la propia víctima debido a una ingesta voluntaria de alcohol o sustancias estupefacientes.

Ha sido desestimando el recurso presentado por un hombre condenado a 4 años de prisión, indemnización a la víctima con 6.000 euros y pago de todas las costas, por yacer con una mujer que había perdido la consciencia.

Cuando la víctima, que había estado bebiendo y bailando con el condenado en el local regentado por este, recobra el conocimiento en los aseos, estaba completamente desnuda de cintura para abajo. Personada la policía, el condenado admitió el coito, pero afirmando que fueron hechos consentidos por la mujer.

La prueba de alcoholemia que se le practicó a la víctima arrojó un nivel alto de alcohol, lo que hace suponer que el momento de los hechos tendría una considerable borrachera, con afectación grave de sus facultades, y somnolencia.

Aunque la víctima tenía miedo de haber sufrido sumisión química, dado que no se acordaba de nada, en modo alguno se cuestiona su credibilidad, sino al contrario, se trata una reacción lógica a la situación en que se encontraba.

54321
(0 evaluación. Promedio 0 de 5)