Tres ventajas del renting

Por en
8

Cada vez hay más bienes que pueden adquirirse mediante renting: maquinaria, vehículos (los más extendidos) e incluso equipos informáticos o de telefonía móvil. A través de un renting, usted escoge un bien y formaliza un arrendamiento para utilizarlo durante un determinado plazo a cambio de una cuota fija mensual con las siguientes ventajas:

  • Costes. Dentro de la cuota se incluyen los gastos de mantenimiento, reparaciones y seguros, de modo que podrá planificar mejor su tesorería y evitar imprevistos. Además, sus costes no se incrementarán en exceso (gracias a su volumen, las compañías de renting obtienen estos servicios a precios muy competitivos).

  • Contabilidad. Al tratarse de un alquiler, sus cuentas no reflejarán ningún endeudamiento y presentarán una imagen más saneada. Por ejemplo, los informes comerciales incluyen ratios de endeudamiento o de solvencia, y dichos ratios mejoran significativamente si, en lugar de adquirir los activos y financiarlos con préstamos, los utiliza a través de un renting.

  • CIRBE. Además, al tratarse de un alquiler, los bancos no lo computan como riesgo a efectos de la información que facilitan a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Ello aumentará sus posibilidades de obtener financiación bancaria para otros proyectos.

El renting es una buena opción cuando el bien debe renovarse con rapidez (equipos informáticos, equipos de telefonía, vehículos de utilización intensiva…), pero no tanto si tiene una vida útil prolongada. En ese caso puede interesarle más un leasing –que tiene opción de compra– o una financiación tradicional –un préstamo–, de forma que, una vez llegado el vencimiento, usted pueda seguir utilizando el bien durante el tiempo de vida útil restante. En cualquier caso, en las operaciones de renting también es posible pactar que, llegado el vencimiento, usted tenga la posibilidad de adquirir el bien por el precio que le oferte la compañía en dicho momento.

 

54321
(0 evaluación. Promedio 0 de 5)